miércoles, 12 de enero de 2011

El cortejo en las aves

En el mundo animal, las aves poseen una manera muy ritualizada de atraer a una pareja. Esta se basa en distintas señales específicas en cada especie.
Para llevar a cabo el apareamiento o cópula, es necesario que se dé el cortejo previo, donde la hembra, elegirá el macho más llamativo.
Suele ser el macho quien, mediante distintas señales, corteje a la hembra.

Hay tres tipos de señales principalmente:

Químicas:
Las sustancias más importantes de este grupo son las feromonas. Pueden ser captadas por el sentido del olfato. Estas señales pueden recorrer grandes distancias cuando son transportadas por las corrientes del aire, aunque sólo son percibidas a favor del viento. Son las menos usadas por las aves.

Acústicas:
Los sonidos pueden variar de altura e intensidad con rapidez. Sirven para trasmitir una amplia gama de información. Estas señales viajan en todas direcciones y el receptor las localiza con facilidad. Los sonidos de baja frecuencia viajan más lejos que los de alta frecuencia (trinos), por ese motivo muchas aves los usan para comunicarse a grandes distancias.

Un ejemplo muy llamativo es el del ave de lira que es capaz de imitar cualquier sonido que escucha, lo reproduce y su sistema de atracción consiste en tener un amplio espectro de sonidos para atraer su pareja.

Visuales:
Son señales en las que se emplea el movimiento del ave, mediante bailes, como diseños y colores muy atrayentes para sus compañeras a cierta distancia. Hay casos en los que el animal construye unos “pórticos” con ramas y objetos de colores llamativos que sirven solo para la cópula, otras veces, el macho hace obsequios a la hembra con comida o con un nido.



Fuente de las imágenes:

redescolar.ilce.edu.mx
carabuxa.wordpress.com

1 comentario:

  1. Muy bien Alicia, has sido extremadamente rápida. Si puedes, acompaña el artículo con algún vídeo significativo sobre este tema.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...