jueves, 25 de noviembre de 2010

Evolución del Sistema Nervioso



1. Organismo unicelular (sin sistema nervioso)
2. Cnidarios (sistema nervioso reticular)
3. Sistema ganglionar (anélidos, artrópodos)
4. Sistema cerebral (cordado primitivo; anfioxus)
5. Ciclóstomos
6. Peces
7. Anfibios
8. Reptiles
9. Aves
10. Mamíferos
11. Neurona (unidad funcional del S.N.)




La tendencia evolutiva de cefalización en los vertebrados concentró el control en un centro integrador dominante: el encéfalo (más concretamente en el cerebro) cuya máxima complejidad está en los humanos. El encéfalo de los vertebrados tuvo su comienzo evolutivo como una serie de tres protuberancias en el extremo anterior del tubo neural dorsal hueco. En los vertebrados inferiores, las tres protuberancias anteriores conservan su disposición lineal, formando el rombencéfalo, el mesencéfalo y el prosencéfalo, o bien, encéfalo posterior, medio y anterior, respectivamente.


Una evolución esquemática del encéfalo se muestra en la siguiente imagen:

Los tallos cerebrales (en anaranjado) incluyen a la protuberancia, al bulbo y al mesencéfalo, que son similares en los diferentes grupos. Sin embargo, el encéfalo se ha vuelto más grande en el curso de la evolución, y sus dos segmentos se han plegado hacia arriba, formando los dos hemisferios cerebrales. La corteza cerebral, la superficie externa de los hemisferios, alcanza su mayor desarrollo en los primates, particularmente en Homo sapiens. El lóbulo olfatorio se encuentra oculto en el cerebro humano por los hemisferios cerebrales, que están mucho más desarrollados.

El primero incluye al bulbo raquídeo, la protuberancia, y el cerebelo, este último asociado con la coordinación de los movimientos de ajuste fino. El bulbo, la protuberancia y el mesencéfalo constituyen el romboencéfalo o tallo cerebral, que controla funciones vitales y sirve como estación de relevo entre la médula espinal y el resto del encéfalo.

El telencéfalo (encéfalo anterior) es el que ha experimentado más cambios en el curso de la evolución de los vertebrados. En los vertebrados más primitivos, los peces, está relacionado casi exclusivamente con la información olfatoria y se lo llama rinencéfalo. En los reptiles y, especialmente en las aves, la estructura más prominente del telencéfalo es el cuerpo estriado, que está relacionado con el control de comportamientos estereotipados complejos. En los mamíferos, el cerebro, la porción central del telencéfalo, está desdoblado en los dos hemisferios cerebrales y su tamaño es muy grande con respecto a otras partes del encéfalo. Este incremento alcanza su máxima extensión (hasta el momento) en el cerebro humano, en el cual los muchos pliegues y circunvoluciones de su superficie, la corteza cerebral, aumentan notablemente su área superficial. Los hemisferios cerebrales se conectan entre sí por una masa blanca fibrosa, muy compacta y relativamente grande, llamada cuerpo calloso.




lunes, 22 de noviembre de 2010

Taller de energías renovables y eficiencia energética

Energías renovables
El próximo jueves, 25 de noviembre, mis alumnos de 2º ESO van a asistir en nuestro centro a un taller sobre energías renovables y eficiencia energética. El taller será impartido por un educador de la compañía Gas Natural-Fenosa.

Según su propia web: "GAS NATURAL FENOSA mantiene un compromiso de contribución al desarrollo que va más allá de su actividad empresarial, y que se concreta en una amplia labor de patrocinio en iniciativas que generen un alto valor para la sociedad".

En mi blog de energías renovables tenéis mucha más información sobre estas fuentes de energía. Además, para estar mejor preparados y aprovechar "eficientemente" el taller debéis consultar antes el tema 10 ("La energía") de vuestro libro de texto.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La relación en los vegetales

Fototropismo positivo de las hojas
Contrariamente a lo que piensa mucha gente y algunos topicazos ("Se quedó como un vegetal"), las plantas, como los demás seres vivos, también tienen capacidad de relación, que se denomina excitabilidad o sensibilidad. Aunque carecen de sistema nervioso, gracias a la excitabilidad pueden percibir estímulos externos y reaccionar produciendo respuestas. Destacan dos tipos de respuestas:

1. Tropismos: consisten en crecer lentamente en una determinada dirección definida por el estímulo. Estas pueden ser:

* Positivo: cuando la planta crece hacia el estímulo
Geotropismo positivo de la raíz
* Negativo: cuando la dirección es opuesta.

Hay distintos tipos de tropismos, según el estímulo que lo provoca, como: fototropismo (luz), geotropismo o gravitropismo (gravedad terrestre), tigmotropismo (tacto o presión), hidrotropismo (agua), quimiotropismo (sustancias químicas).

2. Nastias: movimientos activos, reversibles y responden a un estímulo, pero no son orientados por él, eso significa que la planta puede recibir desde cualquier lado el estímulo pero esto no influye en la dirección en que esta va a reaccionar. Afecta a órganos planos como los pétalos y hojas tiernas.
Se clasifican de acuerdo al estímulo que lo desencadena, en varios tipos:

* Fotonastias o respuestas a la luz, como la apertura de ciertas flores al amanecer o al anochecer.
* Sismonastias, producidas cuando el estímulo es el contacto o la sacudida del vegetal, como el movimiento de las plantas carnivoras, y algunos tipos de mimosas.
El roce de un insecto o un herbívoro que intente comer sus hojas provoca una respuesta en la acacia plegando sus hojas hasta parecer un tallo o rama, parte de la planta menos apetecible para el herbívoro.
* Termonastias o respuestas a las variaciones de temperatura, como el cierre de la flor del tulipán.
* Hidronastias o por respuestas a la humedad del ambiente, como en la apertura de los esporangios en los helechos.
* Traumatonastias o respuesta producida por una herida o como consecuencia de ésta.





También hay que destacar en los vegetales la fotoperiodicidad: movimientos coincidentes con distintas épocas del año en función de la duración de las horas de luz (floración, caída de las hojas...).

Por último, las secreciones consisten en la producción de diversas sustancias que tienen funciones muy variadas. Algunas sirven para proteger a la planta; otras, para almacenar determinados compuestos químicos de desecho, y otras, las más interesantes desde el punto de vista de la función de relación, son lo que se denomina hormonas vegetales. Estas sustancias son auténticos controladores químicos de las diversas funciones y procesos que llevan a cabo las plantas.

De repaso, realiza la siguiente actividad del proyecto biosfera.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Los olvidados nefridios

Como vuestro libro de texto se ha olvidado de los nefridios como ejemplo de órganos excretores de varios grupos de Invertebrados, quiero hacer justicia con estos "simpáticos" órganos:

Los protonefridios son típicos de los Platelmintos. Constan de una serie de túbulos muy ramificados cuyos extremos internos terminan en una célula, llamada célula flamígera, provista de varios flagelos que se dirigen hacia la luz del túbulo. Las sustancias de desecho atraviesan las células flamígeras, penetran en los túbulos y son empujadas por el batido rítmico de los flagelos saliendo al exterior por los poros excretores.

Los metanefridios aparecen en Anélidos y Moluscos. Son estructuras abiertas por los dos extremos. Uno se abre a la cavidad celómica, tiene forma de embudo ciliado y se llama nefrostoma, el otro extremo se abre al exterior por un poro, el nefridioporo.
El líquido que está en el celoma y que contiene los productos de desecho es recogido por los cilios del nefrostoma por un proceso de filtración, pasa a los túbulos, donde se reabsorben las sustancias que son útiles, los desechos salen al exterior por el nefridioporo.

Estos nefridios son los antepasados evolutivos de los riñones de vertebrados.

Texto e imágenes de ecociencia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...